martes, 24 de julio de 2007

Sueños

Hoy he oído por la radio una entrevista a dos chicas que han permanecido una semana en la cumbre del Mont Blanc (Alpes francese e italianos). Han contado su travesía, su experiencia, las dificultades, que han sido muchas, y cómo al coronar la cumbre han estado seguras de que todo ha merecido la pena.

Su ímpetu, su optimismo, pareció colgarse de alguna extraña manera en las ondas hertzianas que transportan la señal de radio y ha llegado hasta mí.

Esto me ha hecho pensar que el acto de subir al Mont Blanc, de crear una empresa, de escribir un libro… tienen mucho en común. Básicamente consiste en tener un sueño, cuantificarlo en objetivos y crear un plan de actuación que te permita conseguirlo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Entiendo que la constancia debe ser una virtud que manejaréis los buenos escritores, al igual que el escalador, aunque a estos últimos le empuje el espíritu aventurero y tengan como horizonte la meta.

CresceNet dijo...

Gostei muito desse post e seu blog é muito interessante, vou passar por aqui sempre =) Depois dá uma passada lá no meu site, que é sobre o CresceNet, espero que goste. O endereço dele é http://www.provedorcrescenet.com . Um abraço.

Bel Frances dijo...

Tienes razón que es la constancia una virtud necesaria para cualquiera que quiera escribir.